Español    English

¿Qué prefieres, plástico o papel?

plástico o papel

Hoy en día es raro el negocio o comercio minorista en el que no se dispone de un contador de billetes o monedas, equipados en una gran cantidad de casos con sistemas de validación y autentificación. No sólo las entidades financieras y bancos apuestan por esta clase de dispositivos. Y es que las necesidades de gestión de efectivo y tesorería en el sector servicios vienen determinadas por un hecho evidente. Los ciudadanos de Europa seguimos prefiriendo el efectivo para realizar nuestros pagos en los comercios.

En efecto, según los datos que maneja el Banco Central Europeo, los ciudadanos del viejo continente realizamos cada año casi 50.000 transacciones y operaciones, de las cuales más de 8 de cada 10 se pagan en efectivo. Entre el pago electrónico y el presencial utilizando dinero ‘de plástico’ se alcanza un 15%. Los menores costes del efectivo y la universalidad de su aceptación parecen las claves, al menos para el gran público, de su gran popularidad que se resiste a la pujanza de las tarjetas y medios de pago telemáticos. Y eso que en países como España, con 47 millones de habitantes, hay la friolera de 68 millones de tarjetas de débito y crédito en circulación.

El límite legal a los pagos en efectivo

Hay dos factores fundamentales que, sin embargo, han ido acotando en los últimos años la parcela de influencia del dinero ‘físico’. Por un lado, la presión de las entidades financieras para que, en aras de una gestión más rápida, fiable y económica, la gestión de pagos, cobros e ingresos se lleve a cabo mediante medios telemáticos. Y es que, pese a que los equipos de recuento de billetes y monedas ofrecen flexibilidad y fiabilidad a las entidades, la banca prefiere limitar a un ‘clic’ de ratón estas transacciones.

Por otro, las limitaciones legales que ha desarrollado la administración en los pagos en efectivo. Para luchar contra el fraude, el Ejecutivo ha prohibido realizar pagos en efectivo por importes superiores a los 2.500 euros, como se explica en esta noticia. Sin embargo, tarjetas de crédito, medios de pago electrónicos y dinero en efectivo no son realidades incompatibles y, en este sentido, parecen destinadas a entenderse.

En este sentido, en Hartmonetic comprendemos estas necesidades (tanto de los clientes como del comercio minorista y entidades financieras). Por eso desarrollamos modernos equipos de gestión de crédito (cajeros ATM, contadores de billetes, recicladores…) de última generación. Ponte en contacto con nosotros y te explicaremos todas las posibilidades que te ofrece nuestro catálogo.